Potencia el rendimiento
de tu equipo

Cómo superar el fracaso y el bloqueo

Tabla de contenidos

La vida está impregnada de altibajos

La vida está impregnada de altibajos.

Giros inesperados y momentos de incertidumbre.

Nadie se escapa…

Todos en mayor o menor medida lo experimentamos.

En esta travesía, la tolerancia al fracaso y al bloqueo se vuelven cruciales para el crecimiento personal y profesional. 

Más que simplemente aceptar estos obstáculos, se trata de abrazarlos como oportunidades de aprendizaje y desarrollo.

El fracaso: un maestro formidable

El fracaso, a menudo malinterpretado como una señal de debilidad o incompetencia, es en realidad un maestro formidable. 

Cada error, cada tropiezo, lleva consigo lecciones valiosas que pueden impulsar un progreso significativo, una micro victoria que quizás sea la pieza clave que te falte en cada momento.

Lo aprendí en una de las más dolorosas derrotas que he recibido como entrenador, cuando llegamos a la final del actual Rugby Americas North vs Trinidad y Tobago con la Selección Mexicana de Rugby. Te cuento la historia aquí.

Muchos íconos han abrazado el fracaso como un trampolín hacia el éxito.

Mira Thomas Edison, su determinación se tradujo en miles de intentos antes de inventar la bombilla. 

Por otro lado, J.K. Rowling fue rechazada repetidamente antes de encontrar un editor para Harry Potter.

Otros, sin embargo, trataron de ignorar o alejarse de cada fracaso que encontraron por el camino. Lo que irremediablemente les alejó también de un futuro éxito formidable. 

Les imposibilitó la victoria.

Por eso, es crucial que recuerdes siempre que cada fracaso que tengas es tu mejor entrenador. Pues te pone delante de tu cara, y sin filtros, lo que aún te falta por mejorar para ser merecedor de ese logro que tanto ansías.

El bloqueo: una oportunidad de crecimiento

La tolerancia al bloqueo también juega un papel vital en el camino hacia el logro. 

A veces, las ideas simplemente se estancan, las soluciones no llegan y la inspiración parece evadirnos. En esos momentos, la frustración puede ser abrumadora.

Sin embargo, entender que el bloqueo es temporal y parte del proceso, es fundamental.

¿Cómo se puede, entonces, cultivar una actitud resiliente hacia el fracaso y el bloqueo si son tan determinantes en nuestro día a día?

Te comparto algunas estrategias que en lo particular me han ayudado, y me siguen ayudando, en momentos en los que me he sentido fracasado o en aquellos que ante una situación, me he bloqueado o paralizado. 

Estrategias para gestionar el fracaso

Cambia tu percepción del fracaso: En lugar de verlo como un golpe definitivo que te noquea, considéralo como un detonador de crecimiento. Cada error te acerca más a la perfección y te enseña más que el éxito mismo. De hecho, el éxito con frecuencia te debilita.

La mentalidad de crecimiento: Aquellos que creen que sus habilidades y capacidades pueden mejorarse con esfuerzo y persistencia tienden a abrazar el fracaso como parte del proceso de aprendizaje. La idea de que el fracaso no es un juicio sobre tu valía personal, sino una oportunidad para mejorar, te permitirá enfrentarlo con mayor tranquilidad.

La gestión de expectativas: Hace un tiempo, mientras tomaba mi curso sobre “Experto en dinámicas de alto impacto”, en Bogotá, donde literalmente nos enseñaban a realizar asombrosas dinámicas para incorporar en talleres como caminar sobre brasas (si! si! esto te lo contaré en otro momento), escuché que decían: “Espera siempre lo mejor y prepárate para lo peor”.

Entender que el camino hacia el éxito está pavimentado con altibajos te ayuda a prepararte mentalmente para los contratiempos. Aceptar que el fracaso es prácticamente inevitable en cualquier viaje hacia el logro te permitirá enfrentarlos con más calma y determinación.

La resiliencia emocional: es una habilidad invaluable en la tolerancia al fracaso. Es vital que desarrolles la capacidad de recuperarte rápidamente de los golpes y seguir adelante. Esto te lleva a practicar la autocompasión, aceptar las emociones negativas y aprender de la experiencia sin dejarte atrapar por la autocrítica destructiva, ese autodiálogo interno que te secuestra e impide que liberes tu potencial. 

El poder de las palabras: Es imprescindible que pongas atención a la historia que te cuentas sobre cada fracaso y no permanecer ahí secuestrado emocionalmente, al menos no por mucho tiempo. 

De hecho, algo por lo que puedes empezar es por cambiar la palabra fracaso por otra que no tenga ese enfoque negativo, que normalmente le atribuimos a la palabra “fracaso”. Pues el poder de las palabras es enorme, y normalmente son un reflejo de nuestro mundo interno. 

¿Qué palabra puedes usar como sustituta a “fracaso” que sea retadora y te llene de energía para seguir creciendo cuando enfrentas un evento en tu vida donde las cosas no salen como esperas y deseas?

Tu entorno, tu EQUIPO: esto también es determinante. Formar parte de un EQUIPO o crear uno que celebre el fracaso constructivo y reconozca los esfuerzos, independientemente del resultado, es fundamental para promover una cultura de tolerancia al fracaso. En lugar de castigar los errores, destaca las lecciones aprendidas, el coraje y la voluntad indomable demostrados al intentar superar cada obstáculo, micro victoria a micro victoria.

Potencia el rendimiento
de tu equipo

Estrategias para gestionar el bloqueo

Respira (mucho si hace falta) y toma distancia: En momentos de bloqueo, detente y respira profundamente. Darte un pequeño tiempo puede cambiar el enfoque que le estás otorgando al evento que estás viviendo. También alejarte físicamente de la situación por un tiempo breve puede proporcionarte una nueva perspectiva cuando regreses.

Practica la aceptación: Acepta que enfrentar bloqueos es parte normal del proceso. Todos lo vivimos de vez en cuando. Ni somos perfectos, ni tenemos las soluciones para todo lo que nos ocurre o que no nos ocurre y esperábamos que ocurriera. No te castigues por sentirte bloqueado; en lugar de eso, reconoce tus emociones y acepta la situación tal como es, pues te está ocurriendo para algo.

Reevalúa tu enfoque: El año pasado, en Miami, tuve la oportunidad de ir a un evento de Tony Robbins. Aunque he podido estudiar varios de sus cursos, siempre viene a enseñarnos algo nuevo (¿o quizás seamos nosotros los que nos quedamos en cada ocasión con aquello que nos hace falta?). REn aquel evento, Tony Robbins repitió en varias ocasiones aquello de:

“Allí donde pones tu enfoque, va tu energía”.

Y creo de verdad que así es. Entonces, te pregunto: 

¿Qué enfoque le estás dando a lo que te está ocurriendo? ¿Qué otro enfoque y significado le puedes atribuir a esa experiencia para que se convierta en un impulsor y no un paralizador? 

De nuevo, la historia que nos contamos sobre cada evento que nos sucede es determinante para entender cómo experimentamos esa historia y los posteriores resultados que logramos.

Habla con alguien: Compartir tus pensamientos y sentimientos con alguien de confianza puede ayudarte. A veces, expresar lo que sientes puede proporcionar claridad mental y desbloquear ideas. 

Recuerda que cuando hablas, también te escuchas. Y ese ejercicio de verbalizar pensamientos exige tener que organizarlos, primero que nada en tu cabeza, y luego se hace mucho más evidente al conversarlos.

Haz algo de ejercicio físico: El ejercicio puede despejar tu mente y liberar endorfinas que te ayudarán a manejar el estrés y mejorar tu estado de ánimo, lo que a su vez puede ayudarte a superar el bloqueo.

A veces, un simple paseo puede ser suficiente. De hecho es algo que yo practico con mucha frecuencia. El salir a pasear me ha permitido en muchísimas ocasiones cambiar mi enfoque, tomar distancia, desbloquearme y, la mayoría de las veces, inspirarme, ser más creativo e impulsarme a la acción, al movimiento.

Divide el problema o esa situación que te genera bloqueo en partes más pequeñas: Si la situación adversa parece abrumadora, divídela en partes más pequeñas y manejables. Esto puede hacer que sea más fácil abordar cada parte por separado. Además de que es mucho más motivante ver posibles metas más abordables y cortoplacistas.

Establece plazos o límites de tiempo: A veces, el bloqueo puede perpetuarse si no hay una sensación de urgencia. Establecer límites de tiempo realistas puede motivarte a actuar y superar el bloqueo.

Si eres como yo, seguro que has dejado algún trabajo a entregar en el colegio hasta el último día. O las 4 noches previas al examen te has metido un atracón de cafés para no dormir tanto y sacar las horas necesarias para o entregar el trabajo o pasar aquel examen.

No te quiero animar a que practiques esta manera de hacer las cosas. Pero sí a que tomes consciencia de que los tiempos finitos son estimuladores de acción inmediata.

Por cierto, la vida es finita así que…

…¡Que nada te bloquee a hacer eso que quieres hacer!

Practica la gratitud y el pensamiento positivo: Enfocarte en aspectos positivos y recordar tus éxitos anteriores puede aumentar tu confianza y motivación para superar el bloqueo.

¿Cuáles han sido esos 3 grandes retos que has superado en tu vida personal y/o profesional? Identifícalos y de la misma manera trata de conectar con aquello que te ayudó a lograr vencer cada desafío. A partir de esa información e inspiración, modela o replica aquello que te ayudó en ocasiones del pasado.

Busca ayuda profesional si es necesario: Si el bloqueo persiste y afecta significativamente tu vida diaria, considera buscar la ayuda de un terapeuta o profesional de la salud mental. 

¡Y ahora solo queda ponerte en acción!

La tolerancia al fracaso y al bloqueo es una habilidad que se puede cultivar.

¡Y tú puedes hacerlo!

Abraza esos desafíos que se te presentan como oportunidades para crecer, aprender y triunfar y recuerda las palabras de Winston Churchill:

«El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: es el coraje para continuar lo que cuenta».

Así que, querido líder, continúa.

Me encantará saber qué te han parecido estas estrategia y qué te ayuda a ti a superar el fracaso y el bloqueo. Puedes dejar un comentario más abajo o contarme en [email protected]

Gracias por leerme líder.

¡Provoca un extraordinario día!

¿que te ha parecido? deja un comentario

Deja un comentario

Podcast: Equipos Invencibles

Podcast:
Equipos Invencibles

Conoce herramientas prácticas para construir tu equipo invencible y descubre los aprendizajes, consejos e historias de éxito que comparten líderes de equipos deportivos y de organizaciones en mis entrevistas.

ÚLTIMOS EPISODIOS

Entrevista a Gabino Navarro

EPISODIO #27 Cómo hacer que la gente crezca a tu lado En esta entrevista Gabino Navarro, director General de AEVUM, nos cuenta cómo hacer que

Entrevista a Laura Delgado

EPISODIO #26: DAR AL LÍMITE PARA SERVIR A TU EQUIPO DESDE LA ENTREGA Y MEJORA CONSTANTE En esta entrevista Laura Delgado, Bimba, nos cuenta por

Estrategias para liderar persona a persona

Entrevista a Jesús Ripoll

EPISODIO #25: Estrategias para liderar persona a persona, con Jesús Ripoll En esta entrevista Jesús Ripoll nos comparte sus estrategias para liderar persona a persona. Ser

Sé un líder coach

EPISODIO #24: Cómo convertirte en un Líder Coach ¡Muy buenas líder invencible! De qué es un Líder Coach y cómo convertirte en uno al servicio

Entrevista a Enrique Vela Rubén Duque Equipos Invencibles

Entrevista a Enrique Vela

EPISODIO #23: Cómo usar el propósito, la cultura y los hábitos para potenciar a tu equipo. Entrevista a Enrique Vela En este episodio, Enrique Vela

Speaker Internacional

"Una sola idea resonando en una persona puede generar cambios extraordinarios"

Más de 400 conferencias en varios continentes sobre motivación, liderazgo y trabajo en equipo. Vive una experiencia única en eventos tanto presenciales como online.

Speaker Internacional

"Una sola idea resonando en una persona puede generar cambios extraordinarios"

Más de 400 conferencias en varios continentes sobre motivación, liderazgo y trabajo en equipo. Vive una experiencia única en eventos tanto presenciales como online.

POTENCIA EL RENDIMIENTO DE TU EQUIPO

6 clases gratuitas donde aprenderás a identificar los puntos motivacionales y coordinativos para impulsar a tu equipo hacia su mejor versión y disparar sus resultados.

¿Cuántas horas de vida te quedan?

Trabajamos alrededor de 80,000 horas a lo largo de nuestra vida.

¡80,000 horas! Sé que puede sonar a cadena perpetua: aburridas, estresantes, e incluso malhumoradas o sin sentido alguno.

No puedes tirar a la basura la mejores horas de los mejores años de tu vida.

Podrían llegar a ser apasionantes, transformadoras, de verdadera contribución al mundo.

¿En qué quieres invertir esas horas y con qué actitud vas a afrontarlas?

Convierte esas 80,000 horas de trabajo en una experiencia digna de ser vivida, y compartida.

¡Atrévete a vivir! 

Sé valiente, agarra el timón y empieza a tomar el control de este maravilloso barco que es la vida.

Convierte tus 80,000 horas de trabajo en una experiencia digna de ser vivida

Convierte tus 80,000 horas de trabajo en una experiencia digna de ser vivida